Comencemos éste recorrido con las palabras de A.Beck (1976) “la ansiedad se ha considerado no sólo una emoción universal, sino una prueba de la humanidad del hombre”. En efecto, en mayor o en menor medida todos hemos experimentado alguna vez la ansiedad en nosotros mismos, en forma de miedo, aprensión, nerviosismo, inquietud.

 La diferencia entre una emoción adecuada y la inadecuada estará determinada por el tipo de apreciación de un peligro, ya sea real y evidente o como desconectado de la realidad .De éste modo definiendo el miedo como una reacción emocional resultante de la percepción del peligro presente e inminente, valorado objetivamente como auténtico y real, vemos que puede ayudarnos a buscar las soluciones más apropiadas a la situación, llevándonos a través del malestar que produce en nuestro organismo a desear liberarnos lo antes posible.

La ansiedad, en cambio, se refiere a un conjunto de circunstancias que no están  presentes en el momento actual, sino que pueden ocurrir (o no) en el futuro y que son evaluadas de modo desproporcionado y con un matiz catastrófico.

En todo caso el desencadenante del miedo o de la ansiedad es la percepción por nuestra parte de una amenaza, real o imaginaria, a nuestra seguridad ,salud o bienestar.Pero, mientras que sentimos miedo de algo concreto y medible (Ej la posibilidad de un daño físico)nos mostramos ansiosos por amenazas  imprecisas y cuyo valor depende por entero de nuestra apreciación personal (Ej ansiedad por la posibilidad de que otros nos critiquen).

La intensidad de ambas emociones va a depender de la capacidad que cada uno de nosotros  se atribuya para enfrentarse o rechazar la amenaza ( Beck ,1976), de modo que la resultante de la relación entre el valor asignado a la amenaza por parte de la situación y el que asignaremos a nuestra propia capacidad de enfrentarnos a ella va a determinar el nivel de nuestra ansiedad o miedo.  

Detrás de la Ansiedad hay un pensamiento temático asociado a un peligro desbordante.

Aquellas personas con problemas relacionados con la ansiedad, personas que comparten muchos rasgos de personalidad comunes. Llamaremos a éste conjunto de rasgos “Personalidad de ansiedad elevada”.

Éste tipo de personalidad se desarrollo a partir de la interacción de los siguientes factores:

1.       Los valores y creencias de la familia en la que fue criado.

2.       Los métodos de disciplina empleados para entrenarlo y socializarlo.

3.       Los modelos de rol, presentados en su vida cuando usted era joven.

4.       Su lugar dentro de la constelación familiar.

5.       Las influencias sociales y culturales presentes en su crecimiento.

6.       Su herencia biológica.

7.       El significado que usted dio a cada uno de los factores mencionados mientras crecía.

La presencia de muchos de los rasgos que se detallaran a continuación es lo que da lugar a la personalidad de ansiedad elevada.

·         ALTO NIVEL DE CREATIVIDAD

Las personas que sufren de ansiedad en un nivel elevado, tienden a ser muy creativas. Lamentablemente es la fuerza que se halla detrás de dos actividades autofrustrantes:

1.       La anticipación negativa, la tendencia en pensar en muchas cosas   alarmantes que podrían ocurrir en una situación determinada.

2.       Tendencia a imaginar vívidamente esas posibilidades alarmantes.

·         PENSAMIENTO RÍGIDO

El pensamiento rígido es la tendencia a percibir la vida como una serie de alternativas disyuntivas, en términos de o/o. Desde ésa perspectiva los acontecimientos son correctos o erróneos, justos o injustos. Presencia de gran cantidad de reglas rígidas , la vida en blanco negro. Para este tipo de personas existe un modo “correcto” de hacer las cosas y resulta molesto que las cosas no se hagan de ese modo. También  se incorporan en ésta categoría palabras con mucho carga , como los “ Deberían” “Deben” o  “no pueden “ ser hechas por uno o por los demás.

·         NECESIDAD EXCESIVA DE APROBACIÓN

La necesidad excesiva de aprobación con frecuencia se la asocia a Autoestima baja o Autoaceptación baja. Una persona con ésta característica depende de los demás para tener una sensación de autovaloración. Esto genera un miedo al rechazo, que se traduce en una sensibilidad exagerada a la crítica y en la dificultad para decir NO ante las exigencias de los demás. Una necesidad excesiva de aprobación también puede provocar la tendencia a asumir responsabilidad por los sentimientos de los demás y a ser demasiado sensibles a las necesidades de éstos. Una persona con ésta característica a menudo considera que es su responsabilidad mantener felices a amigos y familiares.

 EXPECTATIVAS EXTREMADAMENTE ELEVADAS RESPECTO A UNO MISMO

A menudo existe la expectativa respecto de uno mismo de un nivel mucho más elevado de desempeño y logro que el que se esperaría de los demás.

·         PERFECCIONISMO

Es una combinación de tres cosas:

-Expectativas excesivamente elevadas

-Tendencia a utilizar el pensamiento de TODO o NADA cuando se evalúan las acciones de uno.

-Tendencia a centrarse en defectos y en errores insignificantes, más que en el avance y el logro en su conjunto.

Esto lleva a la persona perfeccionista a considerar cualquier logro menos que perfecto como un fracaso que es personalizado .De ésta manera tanto la tarea como la persona se convierten en fracasos. Esto se expresa  en la costumbre de decir “PERO”, poniéndose el acento en lo que salió mal.

·         PERSONA ACTIVA,COMPETENTE,FIABLE

La interacción de todos los rasgos mencionados con frecuencia crea una persona que no sólo es competente, capaz y fiable, sino que es una auténtica “persona activa” con habilidad para hacer las cosas bien y que las hace bien.

 

·         NECESIDAD EXCESIVA DE MANTENER EL CONTROL

Una persona con ésta característica asigna un valor alto a permanecer en calma y mantener el control. Con frecuencia, también existe la necesidad de que los acontecimientos sean predecibles. Los cambios inesperados en un programa predeterminado provocan angustia, porque resulta más difícil mantener el control cuando no se está seguro de lo que sucederá. También puede existir una tendencia por miedo a perder el control,  el tratar de controlar los sentimientos y comportamientos de los demás.

Una persona con la necesidad de mantener el control puede experimentar claramente síntomas de ansiedad intensa, pero parecer normal al observador accidental, Puesto que una persona semejante presenta normalmente al mundo una imagen “apropiada”, incluso cuando existe una tremenda duda en su propia capacidad y gran confusión interior, sus amigos y familiares pueden considerar que es muy fuerte.

·         SUPRESIÓN DE ALGUNOS O DE TODOS LOS SENTIMIENTOS NEGATIVOS

Una persona con las características mencionadas a menudo suprime los sentimientos que “no deberían” sentirse porque podrían causar pérdida de control o desaprobación por parte de los demás. El orgullo y la Ira son dos ejemplos comunes.

·         TENDENCIA A NO PRESTAR ATENCIÓN A LAS NECESIDADES FÍSICAS DEL CUERPO

Esta característica se refleja comúnmente en la actitud de que el cuerpo carece de importancia. Las señales del cuerpo indicando cansancio o que está herido y necesita descanso y cuidados, no son tenidas en cuenta o se les concede una prioridad baja. En general sólo es consciente del cansancio cuando aparecen síntomas de agotamiento.

 Para tener en cuenta.........

Es importante señalar que las características mencionadas no son necesariamente deseables.Cuando se utiliza de una manera positiva,la creatividad constituye el motor de toda solución efectiva de problemas.La necesidad de aprobación la encontramos en todos nosotros y contribuye a las relaciones satisfactorias. Un grado moderado de perfeccionismo, de expectativas personales altas y fiabilidad da lugar a una persona que ha trabajado mucho consigo misma. La capacidad para mantener el control de uno mismo y de sus emociones ayuda a manejarse bien en momentos de emergencia y en medio del caos.

Como con cualquier característica determinada que una persona pueda poseer, existe una gama saludable para las mencionadas anteriormente. Las personas con problemas relacionados con la ansiedad tienden a estar en el extremo elevado para éste grupo de rasgos.

Para finalizar éste artículo volvería a recalcar el papel decisivo de Nuestra evaluación e interpretación de los  acontecimientos.

En todo caso el desencadenante del miedo o de la ansiedad es la percepción por nuestra parte de una amenaza, real o imaginaria, a nuestra seguridad ,salud o bienestar.

Interpretaciones de la realidad que pueden ser verdaderas, falsas o incompletas.

Existe una tendencia a  distorsionar la interpretación de las sensaciones corporales y de las situaciones que nos ponen nerviosos…..en el próximo artículo profundizaremos el pensamiento distorsionado y su gran influencia.